Cómo saber si necesitamos ir a terapia.



Necesito ayuda psicológica



Las personas que ven mermada su salud mental suelen darse cuenta del alcance de su problemática demasiado tarde. Es difícil aceptar que se padece un problema, y cuando se quiere reaccionar las consecuencias en su salud ya son muy elevadas. Cuando sufrimos un alguna problemática que no podemos resolver por nosotros mismos, debemos decirnos: necesito ayuda psicológica

Parte del problema se debe a la poca concienciación por parte de la sociedad acerca de la salud mental, y de la importancia de cuidarla para que los problemas no se agraven y acaben por mermar la salud de la persona que padece tal problemática.

Por otra parte debemos tener en cuenta nuestra resistencia a admitir que tenemos un problema. Al ser una problemática mental, solemos no aceptarla por el miedo al qué dirán y al estigma social que ello genera, y porque creemos erróneamente, que las enfermedades mentales son propias de personas débiles, cuando realmente nadie estamos a salvo de padecer alguna psicopatología a lo largo de nuestras vidas. Sólo hace falta exponernos a un nivel de estrés durante un tiempo prolongado para llegar a padecer ansiedad, o que por ejemplo nos encontramos ante una situación que no sepamos manejar y nos cause dolor para poder desarrollar una depresión.
Cómo saber si necesito ayuda psicológica

David Rosenhan y Martin Seligman, dos prestigiosos psicólogos, describieron diversos indicativos agrupados en tres grandes bloques que pueden indicarnos que una persona o incluso nosotros mismo estamos sufriendo algún tipo de trastorno mental.

1-. Sufrimiento. Las enfermedades mentales crean una sensación de malestar continuo. Tanto para la persona que lo sufre como por todas las personas que están a su alrededor.

2-. Conducta No adaptativa. Las personas que sufren alguna psicopatología desarrollan conducta que rechazan las nuevas situaciones. No logran relacionarse de forma satisfactoria. De ese modo se van aislando generando múltiples conflictos.

3-. Pérdida de control. Se desarrollan conductas distintas a las propias. Como por ejemplo dejar de salir de casa, o hacer cualquier actividad que antes realizaban diariamente. El carácter también cambia, y puede generar conflictos con el entorno.

Debemos ser conscientes de que nadie estamos a salvo de padecer algún tipo de psicopatología a lo largo de nuestras vidas. Por ello al igual que vamos a una especialista cuando tenemos algún problema de tipo físico, debemos acudir a un especialista cuando tengamos algún problema de tipo mental.

Sólo la aceptación y la actuación, y cuando más temprana sea mejor, nos puede prevenir de padecer problemas más serios y crónicos. Por ese motivo debemos dejar atrás viejos prejuicios y buscar ayuda cada vez que la necesitemos.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

La forma en la que se van, te lo dice todo

Voy a pedirte como ultimo favor: No me pidas que seamos amigos

Lo que sucede cuando termino una relación y aún sin sanar me involucró en otra