La química de tu cerebro cambia si te pasas largo tiempo en soledad


El ser humano es social por naturaleza, lo cual significa que necesita relacionarse con otras personas. Por muy autónomos e independientes que seamos, las relaciones interpersonales nos aportan seguridad y bienestar, dos aspectos indispensables para mantener un sano equilibrio psicológico.

Ahora parece haberse identificado la molécula que produce estos efectos, y también una posible cura para revertirlos.

Para descubrirlo, se realizó un estudio con ratones, que son también animales muy sociales.
Aislamiento y antídoto

El autor principal de este estudio, David Anderson, del Instituto de Tecnología de California, aisló ratones durante dos semanas y observaron el aumento anticipado de la agresión y las reacciones negativas a los estímulos. Encontraron un aumento en taquiquinina 2 / péptido neuroquinina B, o Tac2 / NkB, que creen que es el químico en el cerebro responsable de las reacciones más intensas en los animales aislados.

Y también encontraron el antídoto

Cuando Anderson inyectó osanetant en estos ratones aislados, un antagonista del receptor de neuroquinina, descubrió que se comportaban más como los que se mantenían con sus compañeros. Naturalmente, no podemos preguntarle a los ratones si el osanetant reduce su sentimiento de soledad, pero su comportamiento indicó que al menos no estaban experimentando los efectos del aislamiento social de la manera habitual, y que podrían ser reubicados cómodamente con ratones.

Adicionalmente, Anderson indujo la sobreproducción de Tac2 / NkB en ratones alojados en grupos, observando así muchos de los efectos del aislamiento social a pesar de que los ratones no estaban aislados socialmente.

Los beneficios potenciales son grandes y obvios, pero surgen preguntas difíciles sobre si una píldora puede ser alguna vez un verdadero sustituto de la conexión social, y si queremos tratar los síntomas, no la causa.

Tips para enfrentar la soledad emocional

  • La soledad emocional es un estado mental, al igual que la depresión, la ansiedad o el miedo. Está vinculada a sentimientos de incomprensión, tristeza e inseguridad.

  • Cuando el sentimiento de soledad emocional se implanta, suele traer consigo tristeza, angustia, ansiedad e incluso miedo.

  • Cambia el significado que le das a la soledad. La soledad también se puede disfrutar, puesto que nos permite tener más tiempo para nosotros, nos ofrece una oportunidad para redescubrirnos y un espacio para cambiar los objetivos que tenemos en la vida.

  • Asume una actitud proactiva. Debes invertir una parte de tu tiempo en establecer relaciones con nuevas personas. Iniciar o retomar algún curso, actividad deportiva o artística, ya que suele mejorar el estado de ánimo. Además, facilita la convivencia con quienes poseen aficiones similares.

  • Aprende a disfrutar de tu compañía. Ir al cine, leer libros o revistas, escuchar música. Salir a caminar, ir al gimnasio. Busca sentirte bien contigo, practica meditación o yoga.

  • Toma la iniciativa de entablar nuevas relaciones. Cambia tu rutina diaria, introduce pequeños cambios y vive un día a la Cambia los lugares habituales que visitas. Busca intereses distintos. Puedes determinar qué personas te interesan, y luego elaborar una estrategia para contactarlas.

  • Fíjate nuevas metas. Persigue y alcanza tus sueños, es decir, tienes que realizar acciones para conseguirlo; no es soñar y punto, sino actuar. Cambia tu estilo de vida.

  • Aprende a consentirte. Regálate cosas, cómprate un pasaje de avión y emprende nuevos caminos, toma unas vacaciones, trata de visitar sitios desconocidos, disfruta de las cosas simples. Prémiate con algo que te agrade.

  • Busca dentro de ti y determina qué tipo de soledad es la que sufres y a qué circunstancias se debe.
  • Pierde el miedo a mirar dentro de ti. Afronta la necesidad de saber cómo eres: ilusiones y ambiciones, limitaciones y miedos.

  • Deja el miedo al rechazo es un freno para entablar nuevas amistades o amores.
“Adiós” al papel y actitud de víctima. Aunque el mundo resulta en ocasiones cruel y excesivamente materialista, con certeza hay muchas personas que desean conocer a alguien como tú. ¡Apuesta a esa opción!

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

La forma en la que se van, te lo dice todo

Voy a pedirte como ultimo favor: No me pidas que seamos amigos

Lo que sucede cuando termino una relación y aún sin sanar me involucró en otra