¿Qué significa que tu pareja te pida “tomarse un tiempo”?





Cada pareja es un mundo, son dos personas diferentes que han tenido experiencias de vida diversas y que ahora atesoran una historia en común. Por tanto, es difícil hacer conclusiones que puedan aplicarse a todos los casos. Sin embargo, como regla general, detrás de ese tiempo, se esconden algunas causas comunes:



- Tu pareja se siente agobiada. Cada persona es diferente, algunas necesitan muestras de amor a todas horas pero a otras esos detalles las saturan. Es normal que al inicio de una relación, cuando ambas personas aún no conocen bien los gustos del otro, puedan terminar agobiando a su pareja con atenciones que el otro considera innecesarias o que restringen excesivamente su libertad. En ese caso, la persona pide tiempo porque necesita tener un poco de aire para respirar. 

- Tu pareja necesita dar un paso atrás. Hay ocasiones en que la relación ha ido demasiado deprisa. Es probable que os hayáis dejado llevar por la euforia del enamoramiento y hayáis dado pasos demasiado grandes sin conoceros bien o sin estar preparados para asumir ese grado de responsabilidad. En ese caso, es probable que tu pareja quiera repensar esas decisiones. No se trata de falta de amor, sino simplemente de dar un paso atrás y tomarse las cosas con un poco más de calma, lo cual puede ser una decisión cauta. 

- Tu pareja no sabe lo que quiere. En este caso, la persona tiene serias dudas sobre vuestra relación. No sabe si desea continuar, si aún te ama o si es ese el tipo de relación en la que le apetece estar. En ocasiones esa inseguridad se debe a un miedo al compromiso, otras veces es el producto de una crisis vital o simplemente del hastío, después de una relación de años en la que se ha perdido la chispa. En este punto, la persona necesita replantearse una parte importante de su vida, y cree que si estás a su lado, no logrará encontrar las respuestas que busca. 

- Tu pareja quiere romper, pero no se atreve. Para algunas personas, romper una relación es difícil. Quizás teme a tu respuesta, no quiere herirte o piensa que rompiendo poco a poco será más llevadero, de forma que prefiere romper indirectamente dejando un resquicio para la esperanza. Obviamente, se trata de la peor perspectiva porque no suele haber vuelta atrás.

¿Cómo esperar sin desesperar?

A la mayoría de las personas les resulta difícil encajar el golpe de que su pareja les pida un tiempo. Sin duda, no es algo fácil de afrontar.

1. La información es poder, no te contentes con evasivas

La incertidumbre es difícil de soportar, sobre todo cuando nuestra pareja nos pide tiempo, porque inmediatamente nos acosa el miedo a perder a la persona amada. Por eso, mientras más información tengas, mejor. Así también podrás tomar una decisión más consciente. Tienes derecho a que tu pareja te explique por qué necesita un tiempo para reflexionar. Después de todo, tu vida también se pondrá en una especie de “pausa”. 

No te contentes con respuestas generales y evasivas. Pídele que te explique sus motivos. Si tu pareja te respeta y valora como persona, encontrará justo explicarte sus razones. No obstante, es importante que no hagas segundas interpretaciones, no siempre existe una tercera persona en el medio ni se ha acabado el amor, a veces simplemente es necesario darse un descanso.

2. Vida pactada, hasta el último detalle

Si crees que la relación tendrá futuro, es conveniente que habléis sobre cómo viviréis a partir de ese momento. Algunas parejas pactan no verse más durante un tiempo y tampoco mantienen el contacto, otras simplemente necesitan un poco más de espacio y deciden seguir viéndose. En todo caso, es conveniente que te comprometas solo con aquellas normas que puedes seguir porque si decidís cortar la relación durante un tiempo y luego comienzas a acosarle, tu pareja sentirá que no has respetado su espacio y podría alejarse definitivamente de ti.

Comprométete solo con aquellas normas que puedes seguir y que tienen sentido para ti. Si tu pareja demanda cosas que te parecen irracionales o que no se corresponden con tus expectativas, es mejor que habléis hasta encontrar la mejor solución para ambos, que en algunos casos puede ser la separación definitiva.

3. Tiempo sí, pero no eterno

Para una persona que se siente confundida y que debe tomar una decisión importante en su vida, puede ser difícil determinar con precisión el tiempo que necesitará. Sin embargo, no es conveniente que la pareja se dé un tiempo eterno. Lo ideal es pactar un tiempo prudencial, de forma que la situación no se eternice. Al cabo de ese tiempo, tu pareja debe tomar su decisión. Determina cuánto tiempo puedes esperar y si tu pareja no da el paso, debes tomar las riendas de la situación y decidir el futuro de la relación.

4. No al victimismo

El primer impulso de la persona a la que su pareja le pide un tiempo es asumir el papel de víctima y regodearse en el sufrimiento. Sin embargo, de esta forma te estás haciendo daño. No tienes un rol pasivo, después de todo, tú has aceptado esa pausa, aunque tenías la posibilidad de negarte o poner fin a la relación. Por eso, sé firme y no pierdas la perspectiva. Tu pareja tiene ciertas necesidades insatisfechas y por eso te está pidiendo un tiempo, pero tú también tienes tus necesidades y expectativas, que son igualmente válidas y dignas de ser tenidas en cuenta. No te están dejando, te están pidiendo un tiempo, quien decides eres tú.

5. La vida sigue

Es conveniente que no pongas tu vida, literalmente, “en pausa”. Aunque puede ser difícil y te demandará un gran esfuerzo, intenta seguir con tu vida cotidiana. Busca nuevas actividades que te motiven o comienza un proyecto nuevo. La idea es que no pienses en tu pareja durante las 24 horas del día sino que aproveches esa pausa en la relación para reencontrar tu individualidad, para retomar cosas que habías dejado y para disfrutar de la soledad.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

La forma en la que se van, te lo dice todo

Voy a pedirte como ultimo favor: No me pidas que seamos amigos

Lo que sucede cuando termino una relación y aún sin sanar me involucró en otra