Razones por las que no debes permitir que tu pareja te mantenga.

 



La dependencia económica de la mujer en la pareja data de hace mucho, mucho tiempo, antiguamente era el hombre, el encargado de trabajar y por ende el encargado del dinero, poco a poco la mujer fue adquiriendo su propia independencia, independencia que en algunos casos genera conflictos en la pareja.

Muchas mujeres han crecido con la idea de que es el hombre el que debe encargarse de las finanzas y que deben depender económicamente de él, pensamientos que le han sido inculcados por una sociedad machista y en donde antiguamente las mujeres estaban más limitadas y no tenían la misma posibilidad que tienen ahora de trabajar.

Como consecuencia de esto, teníamos ( o tenemos) mujeres destinadas a estar atadas a un hombre al que quizá, dejaron de amar hace tiempo, con la que ya no son felices y hasta incluso soportando malos tratos por la falta de recursos económicos o por miedo a quedarse sin nada.

Aquí te mostramos algunas de las razones por las que la mujer debe contar con su propio dinero:

1- Mantiene a la pareja estable.

La elección de pareja y el amor que se tienen no debe basarse en el dinero. Existen parejas que terminan la relación ante el primer tambaleo económico. Al contar cada uno con su propio dinero no dependen el uno del otro, y podrán aportar ambos en la planificación financiera.

Pero además de todo esto, cuando las parejas tienen independencia económica se podrán respetar las diferencias en los gustos de cada una una.Por ejemplo, si a una persona le gusta comprarse ropa y la otra es aficionado o aficionada a algún deporte y le gusta invertir en ello, cada uno podrás tener lo que desea sin afectar a la otra por el gasto y así cada una podrá disfrutar de su propio dinero en lo que más le plazca.

Además, en un buen indicador de que no estás en la relación por interés.

2- Tener tu propio dinero aumenta tu confianza.

El dinero te da confianza, pues lo consigues con tu esfuerzo. Tus niveles de confianza aumentan al ser consciente de lo que eres capaz, te animas a aspirar a más a invertir, a trazarte nuevas metas, a darte ciertos gustos pues sabes que tienes la capacidad de pagar las cuentas.

3- No hay situación de dominio en la relación.

En la mayoría de los casos el hecho de que la mujer no contribuya a los gastos de la casa, hace que el hombre que sí lo hace muestre su dominio sobre ella. La mujer que carece de independencia económica se siente incluso degradada.

Cuando la mujer cuenta son su propio dinero se acaba la desigualdad, la mujer se siente más confiada como dijimos en el párrafo más arriba por lo que no se dejará dominar, ni el hombre tratará de mostrar dominio sobre alguien que es igual a el.

4- El dinero te dará libertad.

Tener tu propio dinero te dará la libertad de que puedas disfrutar de el, no necesitarás pedir permiso para comprar el vestido que viste en la tienda o comprar entradas para algún espectáculo que te guste, puedes comprar los boletos con tu dinero sin que toques el presupuesto familiar, incluso tu también puedes invitar a tu compañero un día a un restarante que a lo mejor es un poco caro pero al compartir los gastos pueden darse ese gusto.

Chequear tu estado de cuenta y saber que tienes suficientes fondos como para llenar el tanque de gasolina, poder comprar a tus hijos las cosas que quieres , redecorar tu casa, poder disfrutar de actividades como salir con tus amigas sin que el dinero sea una excusa para no hacerlo te da libertad y te hace sentir bien.

EN CONCLUSIÓN.

Podría decirse que la dependencia económica ha quedado en el pasado, actualmente gracias a que la mujer está integrada al mundo laboral, incluso generando dinero sin salir de su casa hace que siga luchando cada día más por su independencia.
Razones por las que la mujer debe tener su propio dinero en la pareja.

Fuente: enamorando.me


Comentarios

Entradas más populares de este blog

La forma en la que se van, te lo dice todo

Voy a pedirte como ultimo favor: No me pidas que seamos amigos

Lo que sucede cuando termino una relación y aún sin sanar me involucró en otra