Lee esto cuando te sientas vacío


Hay momentos en que te sentirás vacío. Esa sensación tan familiar que juré que nunca volvería a sentir. Podría ser ese sentimiento cuando alguien significativo te abandona. Podría ser ese sentimiento cuando te preocupas, podrías perder tu trabajo. Es la sensación de sentirse nostálgico pero no estar seguro de si puede volver a casa y cuándo. En pocas palabras, es el vacío de la pérdida y todos estamos obligados a sentirlo alguna vez.



Cuando te sientes vacío, tu corazón puede sentirse pesado y tu estómago puede sentirse vacío de una manera que la comida no puede nutrir. Tu mente puede estar buscando una distracción que pueda ayudarlo a olvidar, aunque solo sea por un momento, que se siente roto.

Por alguna razón, estás sintiendo esta sensación de vacío y tu cuerpo está alcanzando algo que tu mente solo ahora está descifrando. Tal vez sea un shock por algo que no podrías haber predicho. Tal vez sea el pánico sobre tus predicciones de lo que puede o no suceder todavía.

Tus pensamientos podrían estar yendo a un millón de millas por minuto o pueden estar caminando a través de arenas movedizas, tratando de reconstruir donde las cosas comenzaron a ir mal. Estás atrapado en una espiral de pensamientos y todo lo que sabes es que no quieres volver a sentirte así nunca más. Es como beber demasiado y saber que no puedes tomarlo y todo lo que puedes hacer es atravesar el mareo hasta que termine.

Lo primero que debes saber es que no eres el primero en sentir esto. Lo he sentido antes que tú y alguien lo sentirá después de ti. Es un sentimiento horrible, pero es algo completamente humano de sentir. Y muchas veces significa que debes haber amado a alguien o algo tanto para sentir la pérdida tan profundamente.

Lo segundo que debes saber es que no te sentirás así para siempre. No porque haya un adagio inteligente que pueda decirle o un destino que podamos predecir. No te sentirás así para siempre, porque esa es la naturaleza misma del sentimiento y la vida: cambia todo el tiempo. Puede ser muy lento, pero incluso al procesarlo, tu y tus pensamientos están cambiando.

Y la tercera cosa que debes saber es que, en la piedad de esto, te volverás más fuerte al atravesarlo. No por elección, sino porque no tienes más remedio que ser más fuerte. Tendrás que levantarte de la cama y lavar tu ropa y comer algo que no venga en un recipiente de plástico o en una bolsa de papel. Tendrás que elegir vivir, porque de lo contrario tu mente y tu cuerpo sufrirán. Tendrás que cuidarte a tí mismo, porque te darás cuenta de que eres el único que sabrá cómo cuidarse mejor. Esta puede ser la lección más difícil de todas: 
Aprender tu propia fuerza porque te dejas depender de ti mismo.

En esos momentos en que te sientes vacío, espero que recuerdes que no estás solo en eso, incluso cuando solo tienes que atravesarlo. Espero que sepas que hay tantas almas que te entienden, incluso algunas que aún no conoces. Espero que recuerdes tu propia fuerza y ​​sepas que pedir ayuda es también un signo de fuerza. Espero que después del shock inicial, recuerde que debe cuidarse a sí mismo de la manera en que cuidaría a un amigo querido. Y si lo olvidas momentáneamente, espero que leas esto y puedas recordar todo de nuevo.

Fuente: thoughtcatalog.com

Comentarios

Entradas más populares de este blog

La forma en la que se van, te lo dice todo

Voy a pedirte como ultimo favor: No me pidas que seamos amigos

Lo que sucede cuando termino una relación y aún sin sanar me involucró en otra