Hasta que no te sientas cómodo estando solo, no sabrás si eliges por amor o por soledad




Cuanto trabajo nos cuesta darle la bienvenida a la soledad, hacemos lo que sea para evadirla, nos han hecho creer que estar solo es malo y que representa la tristeza, abandono, etc... Pero la realidad es muy diferente cuando te atreves a vivirla y dejas de evitarla.

Estar con uno mismo es una de las mejores experiencias que puedes tener, aprendes a darte cuenta de muchas cosas tuyas, de cualidad que ni siquiera sabias que tenías, porque nunca las necesitaste al estar al lado de más personas que solían cubrir esas necesidades.



Desarrollas tu creatividad al tener silencio, puedes escuchar la música al nivel que quieras sin que nadie se moleste por ello, a disfrutar de una copa de vino en calma, aprendes a disfrutar de ti, a tolerarte y aceptar tus defectos pues tienes que aprender a lidiar con ellos, como por ejemplo tu dispersión que te hace perder cosas y no hay a quien culpar de ello y solo te da risa y aprendes a buscar estrategias para resolverlo.

Te sientes libre de limpiar o no tu casa, de decidir si ese fin de semana haces limpieza general o te avientas una maratón de Netflix, de hecho en muchos casos que personalmente he conocido hasta mejora tu economía, y puedes pagar cosas que antes no podías, vivir solos es una transición que todos deberíamos experimentar antes incluso de si quiera pensar en tener pareja, porque te muestran quién eres en realidad, no puedes mentirte, ni hacer cosas por alguien todo lo que haces es para ti y si no te gusta simplemente no perderás el tiempo haciéndolo porque no hay nada que demostrar a nadie.



En definitiva aprender a estar contigo es el mejor regalo que te puedes dar, porque solo así cuando aprendes que no necesitas de nadie para ser feliz es cuando el hecho de tener una pareja se da solamente por amor porque te enloqueció y no para cubrir una carencia que tenías, porque aprendes a diferenciar entre amor y necesidad, porque sabes que te bastas a ti mismo para cubrir tu felicidad, y  sabes que cuando una persona entra en tu vida será para compartir lo que ya tienes.

Me encantaría cerrar este articulo con una frase que amo de MARIO BENEDETTI que proyecta la diferencia entre amor y depender:

Me gustaría pasar el resto de mis días con alguien que no me necesite para nada, pero que me quiera para todo.


Con amor:


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Quédate soltero hasta que conozcas a alguien con quien puedas sentir estas 8 cosas

No quiero perderle pero ya no le veo como mi pareja.

Cuando no eres la mujer que deciden amar