No vas a sanar en los brazos de otra persona


Hemos creído que para olvidar un gran amor necesitamos encontrar otro amor y así enviar al otro al olvido, es una fantasía pensar de esa manera y una manera cobarde de enfrentar la realidad, para empezar el olvido no existe, solo aprendemos a vivir con ello, pero por otra parte la frase de hecho no es del todo incorrecta, si necesitamos de un gran amor para soltar, pero ese amor debe de ser el propio, porque solo con amor se supera un desamor, pero no proviene de otras personas sino de nosotros mismos.



Cometemos grandes errores al refugiarnos en los brazos de otra persona para seguir adelante, tratando de ocultar nuestras heridas, tratando de llenar vacíos, tratando de sustituir besos y caricias, tratando de no sentirnos solos.

No se vale romper a otros para salvarnos a nosotros mismos, no se vale engañar ni prometer un amor que no existe y que solo esta basado en el miedo y la cobardía para seguir adelante solos, para aceptar que alguien ha dejado de amarnos, para no aceptar que hemos perdido.

El miedo a la soledad es inmenso para muchos, no sabemos estar con nosotros mismos, porque tenemos miedo de enfrentar lo que sentimos, de escuchar nuestra mente y lidiar con ella, pero es justo ahí en medio de la soledad, donde nadie puede mostrarte lo que eres donde te ves a ti mismo, donde tienes que lidiar contigo mismo, es ahí en medio de tu dolor donde sanas, porque nada ni nadie podra llenar los vacíos que tu mismo dejaste.



No vas a sanar en los brazos de otra persona, solo vas a sanar cuando estés contigo.

Cuando te atrevas a enfrentar lo que llevas dentro, cuando aceptes que lo que te duele no es lo que hizo la otra persona, ni su abandono sino tu incapacidad para aceptar que nadie nos pertenece, de abandonar el apego de los que tienen que irse para continuar su camino.

Con amor:

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Quédate soltero hasta que conozcas a alguien con quien puedas sentir estas 8 cosas

Personas que buscan otra pareja de inmediato tras una separación

Hubiera jurado que era para mi.