Rota se Camina Igual


ROTA, SE CAMINA IGUAL
Un libro de: Lorena Pronsky

"Me gusta porque no se le nota que está rota. Me contagia esa idea de que se puede ser feliz a pesar de tener un corazón despedazado. Yo sé que así lo tiene. Le falta una pieza de ésas que nunca más va a encontrar. Ella va a vivir sin una parte para siempre. Con un corazón desarmado que nunca va a armarse de nuevo. Pero la piba se para igual. Se para y no se le nota que renguea. 

Sigue. Sigue jugando con esas piezas que le quedan, sabiendo que nunca más va a volver a tener el rompecabezas armado arriba de la mesa. Ella sigue caminando con ese vacío incrustado en el pecho. Sigue jugando con lo que le queda. Guarda el dolor de la pieza que le falta para otro momento. 

Ella se sigue parando. No está sanada. No va a sanar. Lo sabe. Pero se para con esa fortaleza del que sabe que así es la vida. Ella ya entendió todo. Sabe que perdió la batalla.Lo sabe. Pero se ríe. Y a veces disfruta. Contagia la idea de que se puede. Que, aún rota, se puede si se quiere. Ella perdió justo lo que no tenía que perder. De todas las cosas posibles justo ésa no tenía que perder.

Y la perdió. Y le duele en el pecho y en la garganta. Extraña. No se agarra de nada que la distraiga de la verdad de saber que no está y que no va a volver. Pero ella sigue. A veces tropieza, pero ella cree que tropezar mirando al cielo siempre compensa.Y sigue. No tiembla. Y entonces a mí, me gusta esa sonrisa en su cara. Me hace pensar que se puede. Me gusta ver que sigue con lo que tiene. 

Que no busca reemplazos. Me gusta verla porque me planta una evidencia que me cuesta asumir. Sí. La gente rota puede seguir su curso. Pueden ser felices. Ella es feliz. Las sonrisas no mienten. La mirada tampoco. Ella es feliz. Y está hecha pelota. No es careta. No es valiente.
Es simplemente una piba que, rota, camina igual."

Para seguir estando rotos primero hay que asumir que lo estamos. Ese registro… ¿Cómo se logra? ¿Cómo significarlo?

Nadie quiere romperse. A nadie le gusta lamerse las heridas. Cuando algo se rompe, algo se pierde. Uno se pierde en esa fisura. Pero también uno se lleva algo nuevo. Uno se encuentra de cara con su realidad y es en ese instante en el que todo se destruyó donde uno cuenta con el principal as de la manga de todos nosotros : elegir. Es ahí cuando uno se debe replantear la vida otra vez y darse la impunidad de volver a elegir. Cómo, dónde y con quién quiere vivir. Romperse implica la necesidad de volver a armarse. Y cuando uno se arma a sí mismo, da vuelta el bolso y decide qué se queda y qué se va.


Romperse duele. Pero también, es una nueva oportunidad para reconstruirse a uno mismo. Y justamente por eso hay que seguir. Para emprender el viaje más hermoso, duro, difícil pero honesto de la vida: el viaje hacia uno mismo

La gente que está agotada es la gente que está rota. Y, entonces una vez que despertó y se dijo su verdad a la cara, resulta muy difícil que vuelva a dormirse.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

La forma en la que se van, te lo dice todo

Voy a pedirte como ultimo favor: No me pidas que seamos amigos

Lo que sucede cuando termino una relación y aún sin sanar me involucró en otra