Donde no puedas amar, no te demores



Sin duda la vida de Frida Kahlo, fue muy intensa y nos ha dejado grandes aprendizajes, inicialmente muchas personas creían que el amor que sentía por Diego Rivera era único y grandioso, sin embargo, si nos ponemos a analizarlo profundamente estamos hablando de un amor idealizado, un amor basado en la dependencia que lejos de ser sano nos mostraba lo que no debemos permitir en una relación.

Sin embargo, en medio de su sufrimiento, como todo ser humano, Frida logro expresar mucho de lo que sentía y muchas veces algunas de sus frases pueden ayudarnos a entender situaciones y relaciones que no nos convienen.

Te quiero compartir algunas de las frases más emblemáticas de Frida que te ayudara a soltar lo que no es para ti:


“Cada tic-tac es un segundo de la vida que pasa, huye, y no se repite. Y hay en ella tanta intensidad, tanto interés, que el problema es sólo saberla vivir”
No pierdas más el tiempo pensando en alguien que ya no va a regresar. El problema es darse cuenta.

Donde no puedas amar, no te demores”
 No es justo quedarte con alguien que no siente lo mismo que tú.

“Lo que no me mata, me alimenta”
 La fuerza llega con el aprendizaje y este con la experiencia ya sea buena o mala. 

“Amurallar el propio sufrimiento es arriesgarte a que te devore desde el interior”
 No te guardes el dolor porque no te ayuda en nada.

“Pinto autorretratos porque estoy mucho tiempo sola. Me pinto a mí misma, porque soy a quien mejor conozco”
 Es importante tener un tiempo para ti sola, para así conocerte mejor.

Enamórate de ti, de la vida y luego de quien tú quieras
 es, también, una oda al amor propio y a la necesidad de querer y valorar la vida. No merece la pena volcar todo nuestro amor en otra persona si no somos capaces de amarnos a nosotros mismos primero.



Comentarios

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

La forma en la que se van, te lo dice todo

Voy a pedirte como ultimo favor: No me pidas que seamos amigos

Lo que sucede cuando termino una relación y aún sin sanar me involucró en otra