Aprendí a no estar para quien me quiere cuando quiere

Seamos realistas, así como hay personas que nos aman, también hay personas que solo nos buscan cuando nos necesitan y muchas veces no sabemos cómo ponerles un alto, nos da miedo decirles algo y que se molesten y al final perderlas, pero me pregunto ¿realmente esa persona está para ti? entonces si te atreves a confrontarlo no tienes nada que perder y sí mucho que ganar.

Existen dos posibilidades al confrontar a alguien que solo nos utiliza, el primero es que se haga consciente y acepte que te está usando y se dé cuenta de lo importante que eres y en un acto de conciencia tenga un cambio real, pero en la mayoría de los casos ocurre lo contrario, lejos de entenderlo se ofenden y se alejan de ti, pero en esa opción también ganas, ganas librarte de alguien que no te quiere y solo te lastima.

Y después de tanto uno aprende:

Aprendes a irte de las personas que no te quieren, a no regalarles un minuto más de ti, y a valorar a quienes te quieren te aceptan y respetan.

Aprendes a irte del dolor que te causan con su agresividad y su indiferencia.

Aprendes a no estar nunca más para quienes no tienen tiempo para ti, la vida te enseña que solamente vale la pena rodearse de personas que te hacen sentir en paz contigo y te alejas de todo aquello que te destruye, porque por más que queramos a alguien uno se cansa, se cansa de llevar sobre la espalda el peso de relaciones tóxicas que lejos de hacernos sentir plenos solo nos alejan de nosotros mismos, uno aprender a valorar su paz, su tranquilidad, porque tarde o temprano el amor propio tiene que surgir, cuando la vida te ha dado tantas lecciones te sientes responsable de cuidar tu tranquilidad y no le das permiso a las personas de hacerte más daño.

Porque al final de cuentas como lo dice esta frase:

Uno pertenece a donde:
 se le quiere
se le ama
y se le respeta.

Y aprendes que no quieres en tu vida a personas que solo están contigo cuando quieren.

Con amor:


Comentarios

Entradas más populares de este blog

La forma en la que se van, te lo dice todo

Voy a pedirte como ultimo favor: No me pidas que seamos amigos

Lo que sucede cuando termino una relación y aún sin sanar me involucró en otra