Actitudes que demuestran que haz superado a tu EX


Dejar atrás a una persona que fue importante para ti y con la cual tenías grandes sueños lleva tiempo, uno no sana de la noche a la mañana, recorres el camino del duelo y a veces sientes que no podrás seguir adelante, pero la verdad es que siempre se puede, cuando uno se compromete consigo mismo y escucha su dolor, siempre te puedes volver a levantar.

Pero es importante que antes de dar por sentado que lo dejaste en el olvido te tomes un tiempo para analizar cómo te sientes en realidad, sobre todo si está en tus planes iniciar una nueva relación, más vale librarse de toda emoción negativa y poder formar una relación sana y duradera:

  • Dejó de dar vueltas en tu cabeza. Lo más desesperante de un duelo es no poder dejar de pensar en esa persona estemos en donde estemos, hacemos grandes silencios, nos desconectamos del mundo tratando de entender que sucedió y soñando con su regreso. Cuando deja de importarte los pensamientos repetitivos desaparecen, eso no significa que te olvides de esa persona, pero ya no está presente en cada minuto que pasa, logras controlar esos pensamientos y cuando lo recuerdas no te duele, puedes continuar con tu rutina.
  • Dejas de esperarle. Admítelo, podrás decirle al mundo que ya no te importa, pero cuando aún sientes cosas por una persona siempre esperas su regreso. Pero un día te cansas, dejas de mirar a la puerta, el teléfono, de imaginar que le dirías si vuelve y sigues adelante.
  • Te arreglas y preocupas por tu cuerpo. Muchas veces cuando la tristeza se apodera de nosotros dejamos de darle importancia a nuestra apariencia física, te descuidas y como es en exceso. Pero cuando el dolor ha pasado comienzas poco a poco a arreglarte, hacer ejercicio y mejorar tu guardarropa.
  • Sales con tus amigos frecuentemente. Sin duda el dolor nos hace alejarnos de las personas que queremos, nos negamos a aceptar la realidad y no queremos que nos toquen la herida. En algún momento de todas esas lagrimas comienzas a sentir la necesidad de ir por un café, a tomar una cerveza, escuchar música y divertirte un rato, es inevitable la sonrisa que te provocan tus amistades es la mejor terapia.
  • No tienes miedo de volverte a enamorar. Sin duda al estar heridos el solo hecho de pensar en alguien nos provoca malestar porque solo quieres estar con tu expareja, pero cuando has dejado atrás el dolor y ya no te importa si regresa inevitablemente el amor vuelve a tocar a tu puerta, porque puedes darte cuenta otra vez cuando le gustas a alguien y sabes bien que si te levantaste de ese dolor puedes con todo y no tienes miedo de volverte a enamorar.
  • No lo odias. Este es un punto decisivo, cuando estamos dolidos muchas veces confundimos esta tristeza con enojo y le deseamos lo peor a esa persona. Pero cuando has entendido tu dolor, cuando te das cuenta que no has perdido nada entonces, ese odio, enojo, resentimiento que sentías desaparece, puedes perdonar las heridas hechas y aceptar tu cuota de participación en los hechos y continuar adelante.
Enamorarse es una de las experiencias más hermosas pero también de las más dolorosas, pero cuando uno se da cuenta que esa persona por más especial que sea no nos pertenece, cuando te das cuenta que todo ciclo termina pero que tu vida continua, es entonces cuando aprendes a amar y no a depender, a soltar y a ser feliz, porque te das cuenta que el amor te pertenece todo el tiempo a ti y que eres capaz de perder y de volverte a levantar. Con amor:



Comentarios

Entradas más populares de este blog

Personas que buscan otra pareja de inmediato tras una separación

«No te molestes en mandarle un mensaje de WhatsApp. Si no te busca, no le interesas»

5 consejos de Walter Riso de cómo alejarte de tu ex