No todas las historias terminan por falta de amor



No todas las historias de amor suelen terminar por una historia trágica, muchas veces son maravillosas y aún así tienen que terminar. Esta reflexión la escribo por todos aquellos fans que me han solicitado hablar de este tipo de rupturas; espero que te sea de utilidad y te ayude a darte cuenta de lo que hoy necesitas saber.

Decir adiós suele ser triste, a nadie le gustan los finales, aún cuando son necesarios, pero cuando uno ya no se siente feliz suelen ser un respiro. Por más doloroso que sea sabes que es lo mejor para ti, sin embargo, existen otras despedidas que suelen ser tormentosas, profundamente difíciles, y es que estoy hablando de irte cuando tú estás completamente enamorado de la otra persona.  

Cuando terminamos una relación nos aconsejan recordar todo lo malo, los beneficios que tiene el perderle, entonces nos armamos de valor y nos metemos en la cabeza con firmeza que a ese lugar no se puede volver. Pero cuando hablamos de alguien que siempre se sintió querido, que no encuentra razón para no querer a su pareja y que aún añora un futuro juntos, suele ser un poco más complejo el desprendimiento.

Pero siempre se puede, definitivamente, si algo debes tener claro, es que cuando más difícil es el camino más hermoso es el lugar al que se llega, pero antes de llegar a ese lugar uno debe recorrer ese largo trecho preguntándose una y mil veces ¿porque tenía que terminar? ¿porque si aun amo a mi pareja? y entonces el dolor se transforma en sufrimiento.



No te voy a mentir, quisiera decirte que aquí las cosas funcionan diferente porque tu ex-pareja fue una buena persona y todo fluía bien entre ustedes; pero la verdad es que cualquier ruptura tiene un origen muy parecido. La razón por la que termina es porque al menos una de las partes ya no quiere estar ahí, y aunque en ocasiones no es por falta de amor, si es por una razón muy poderosa que no permite que tu historia de amor con tu pareja continúe:

La razón es que por más que se quieran, tienen metas diferentes y no hay amor más grande que el de uno mismo. Muchas veces tendremos que sacrificar nuestra relación para poder seguir creciendo profesionalmente; y por favor, no te compres la idea que nos venden en las películas de que una persona debe renunciar a sus sueños por ir detrás de quien ama. La historia nos ha mostrado lo terrible de estas decisiones, pues cuando uno renuncia a lo que es y a lo que ama, se frustra; esa frustración la cargara la relación y tarde o temprano los reproches salen a la luz, solo prolongamos la agonía de lo que nos negamos a aceptar en un principio.

Si es probable que tu ex-pareja te quiera aún, si te lo ha dicho y ha sido coherente con lo que dice y hace, pero amar a alguien no necesariamente implica quedarse a tu lado para siempre. Hay personas de vuelos, que necesitan continuar solos, y es mejor que te sean honestos y no que te prometan un futuro que saben bien que no pueden darte.



Dejar ir también es un acto de amor, a uno mismo y al otro, en este caso tal vez no puedas aferrarte al dolor que te causo en algún momento, porque fue una persona que aporto cosas positivas a tu vida, pero si puedes agradecer por todo lo que te dio y como un acto de amor dejarle ir.

No tengas miedo de continuar, si lo piensas a fondo cuando terminaste alguna relación que te lastimo profundamente, te metiste la idea en la cabeza de que no querías una relación así, que merecías alguien mejor, y bueno lo lograste. Conociste a esa persona maravillosa, y quizás no tuvieron un final de telenovela como todos deseamos, pero si formó parte de tu historia mostrándote un poco de todo lo que tu mereces en el trayecto de tu vida, no vayas por menos ;).

Con amor: 




Comentarios

  1. Palabras al hueso que ganas de tener esa fuerza para tomar desiciones que se que me harán sentir bien

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Quédate soltero hasta que conozcas a alguien con quien puedas sentir estas 8 cosas

Personas que buscan otra pareja de inmediato tras una separación

Hubiera jurado que era para mi.