¿Por qué nos cuesta tanto irnos de quien no nos ama?


De pronto te encuentras aquí, queriendo a alguien que no te ama, con tu corazón hecho trizas, esperando que el otro te dé una señal, siempre intentando leer entre líneas, tratando de interpretar en sus mensajes una pequeña muestra de amor, repitiéndote a ti mismo una y mil veces que "todo está bien" que a ti tampoco te interesa tanto y que si no te quiere no importa.

¿Cuanto nos mentimos a nosotros mismos para no aceptar la realidad, porque no es fácil aceptar que te has creado una fantasía para sentirte querido? ¿Cuantas cosas te has inventado para contarle a tus amistades sobre como esa persona siempre "Está ahí" y que no te importa tanto, pero "disfrutas su momento"? Han sido tantas veces que tus amistades creen que esa persona te quiere y tú no le das oportunidad.

Por dentro sabes, sientes esa ansiedad que te produce el inventarte una historia que solo funciona en tu vinculo social pero no dentro de ti, pero... ¿Por qué? ¿Por qué preferimos vivir una mentira antes de simplemente dejar a esa persona y seguir buscando? Bueno, las respuestas no la tienen los porqués, ya que ellos solo justifican nuestro actuar, sino el ¿Para qué?

Y es hora de preguntarte a ti mismo: ¿Para qué? ¿Qué logro con esto? 

Si lo analizamos a fondo nos daremos cuenta que nuestra razón está basada en nuestros miedos. Si lo piensas un poquito, duele; duele aceptar que la otra persona no me quiere como a mí me gustaría; porque a mí me gusta tanto, pero no soy correspondido. Entonces ahí nos quedamos atorados, esperando un milagro para que el otro me vea, pero no, no lo hace, y en lugar de dar el siguiente paso, me quedo sin hacer nada, evitando todo contacto con lo que eso me produce, evitando sentir el rechazo dentro de mí, porque no sé cómo afrontarlo.

Entonces ¿Para qué lo evito?

La verdad es que no quieres concluirlo, para evitar darte cuenta del miedo de enfrentar el encuentro contigo mismo, debido al dolor en el ego que se produce, al mirarte a ti.

Le tenemos miedo a lo que no entendemos. 

Rechazamos todo lo que se sale de nuestro control y atacamos cualquier cosa que nos saque de la zona de confort y de las supuestas seguridades con las que nos rodeamos.

Deja de posponer ese cierre, si ahora estás consciente de lo que está sucediendo; si estás consciente que gran parte de lo que sientes está basado en la fantasía de algo que la otra persona en realidad nunca te ofreció, deja de tener miedo. Finalmente ¿Qué es lo que sientes ahora que estás ahí en medio de la agonía de la espera si no es miedo? A su rechazo, a lo que dirán los demás, pero sobre todo miedo a lo que tú mismo estás sintiendo al saber que nada es verdad. ¿Te das cuenta que ya vives en el miedo? Tal vez aceptarlo será mucho menos doloroso que seguir cargando con una fantasía que solo existe en tu mente, pero no en tu vida.

Si te das cuenta que ha pasado mucho tiempo y por más esfuerzo que hagas, aún no logras soltar, entonces es momento de pedir ayuda profesional para poder lograr ese cierre; puedes contactarme en el inbox de la página si lo requieres, con amor:

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

La forma en la que se van, te lo dice todo

Voy a pedirte como ultimo favor: No me pidas que seamos amigos

Lo que sucede cuando termino una relación y aún sin sanar me involucró en otra