Cuando aceptas ser su amiga/o esperando que se enamore de tí

 

Me causa angustia escribir este artículo, porque pienso y siento que en algún momento de la vida la mayoría de las personas hemos pasado por ahí, sintiendo algo por una persona tratando de ocultarlo, esperando el momento oportuno para acercarnos, tratando de estar ahí presentes cuando nos necesite para que nos mire y valore.

Y es válido intentarlo, sobre todo cuando eres una persona tímida y no sabes cómo decirle a la otra persona que te gusta, el problema viene cuando comenzamos a ser más cercanos y  nos deja en claro que no quiere una relación y que solo quiere una amistad.

Lo más lógico sería solo irte, dar las gracias por la compañía y salir de ahí lo más rápido posible, pero la mayoría de las veces no sucede así. Nos quedamos en espera, pensando que si sigo siendo su sostén y estando ahí esa persona un día va a valorar mi presencia y a ver que nadie lo querrá como yo lo hago.

Y quiero cuidar mis palabras, no quiero decirte que es imposible porque no creo que siempre sea así, pero la verdad es que la mayoría de las veces eso solo nos conducirá a lastimarnos. Cuando alguien no te elige es porque quizás te mira de una forma distinta y no tiene intenciones de tener algo más allá contigo.

Y no, eso no significa que no eres elegible o que no le gustes, simplemente que no siente el mismo tipo de atracción que tú tienes por él/ella, 

Tú puedes ser el mejor platillo de un restaurante, el más famoso, el más costoso, y alguien puede elegir comerse unos tacos y no porque no le guste la comida cara, simplemente que tiene gustos diferentes. Habrá personas que elegirían mil veces un platillo como el tuyo, pero no esa persona, porque tiene derecho a tener gustos diferentes aunque eso en un momento pueda resultar doloroso para ti.

No podemos hacer que alguien nos quiera, y eso muchas veces nos hará sentir rechazados, y trataremos de cambiar las cosas para que sea diferente, pero al final solo lograremos hacernos daño si nos aferramos a una relación donde solo una de las partes está interesada.

Piensa en aquellas veces en las que alguien quiere una relación contigo y tú no. Es conflictuante tener que decir que no, por mucho que estimes a esa persona no puedes engañarte a ti mismo.

Ten en claro que es lo que quieres en tu vida, alguien que te ame o que solo este ahí a ratitos, solo recuerda las veces que te has sentido sola/o estando acompañando y las lágrimas que has derramado por ello.

No mereces menos de lo que tú le das a los otros, mereces amor, mereces ser mirada/o con admiración y respeto, no lo olvides. Con amor: 




Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Como pasar La primera navidad sin ti? un corto navideño para entender el duelo

Síndrome de abstinencia emocional: el dolor tras la ruptura

Cuando no eres la mujer que deciden amar