Quiero quedarme contigo, pero no puedo hacerlo sin ti

 

Soy una mujer herida que se ha construido a sí misma una y mil veces. Soy como el ave fénix que siempre resurge de sus cenizas. Me han roto el corazón unas cuantas veces y siempre he transformado ese dolor en arte.

Y estoy aquí frente a ti completamente desnuda, me siento vulnerable pero no indefensa, se cómo cuidar de mí, y como levantar bardas cuando necesito protegerme, y hoy no quiero hacerlo, no quiero tener que construir muros, de verdad quiero quedarme, y si lo hago es porque veo cosas en ti que me gustan, cosas que te hacen diferente del resto, difícilmente conecto con alguien y me acurruco en su cuerpo desnuda y no precisamente hablo de la piel.

De verdad, te lo prometo, quiero quedarme. Quiero quedarme contigo y construir un mundo nuevo, que solo nos pertenezca a nosotros, que solo nosotros podamos entender y ser cómplices en el silencio, pero no puedo hacerlo sola, necesito de ti para que esto funcione. Se que al igual que yo tienes tus propias heridas por las cuales te proteges y tratas de ir con calma para no salir herido.

Pero definitivamente no puedo hacerlo sin ti, para que una relación funcione se necesita de dos que remen juntos, de dos personas que estén dispuesta a arriesgarse y aventarse al vacío cuando es necesario y confiar en que la gravedad, y los paracaídas internos hagan su trabajo.

Entiendo que tengas miedo, yo también lo tengo, entiendo que sea algo nuevo, pero para que yo pueda avanzar contigo también necesito sentirme querida, sentirme importante, sino puedes con palabras también con actos, con pequeños detalles que te muestran que te soy valiosa, que muestren que tú también estás dispuesto a dar, porque hace mucho que ya no me conformo con migajas de cariño, se lo que valgo y también lo que doy. 

Quiero quedarme te lo digo, pero no estoy dispuesta a conformarme, quiero que me mires que me digas, que no tengas miedo y que seas atrevido, que me muestres tu mundo y también tus reglas, que me muestres tus límites con respeto para que pueda entenderlos, acomodarlos y ver si en una de esas podemos entendernos o de plano dejarnos ir.

Necesito que me veas a los ojos, que seas valiente, que te arriesgues, que luches que sueñes, que confíes, que sepas que tú también mereces ser querido, pero para ello tendrás que derribar tus propios muros, o no sé, hacer una puerta por donde pueda entrar.

Te quiero sí, me importas también, ¿Qué si te pienso? a cada instante, pero hoy estoy aquí a corazón abierto dispuesta a negociar para llegar a algo, y ¿sabes?, no te necesito en mi vida, sé que puedo sola pero aún sin necesitarte me gustaría que fueras parte de ella, no como una necesidad sino como unas ganas de querer quedarme.

Con amor: 


Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Como pasar La primera navidad sin ti? un corto navideño para entender el duelo

Los 9 tipos de narcisismo, y cómo reconocerlos fácilmente

“Al diablo con tus migajas de amor”