Complejo que hace que amemos a los patanes

Imagen relacionada
Durante años se ha mantenido la creencia de que las mujeres elegimos a un hombre basándonos en los patrones que marcan las películas, sí que buscamos un "príncipe azul", tierno, lindo, agradable y caballeroso y créanme que para estas alturas esto sería mejor que lo que realmente hace la mayoría.
Varios estudios han comprobado que contrario a esta creencia, las chicas nos sentimos atraídas por los patanes que no muestran interés en nosotras, no son lindos, ni amables. ¿Acaso el mundo se volvió loco?

Cuando un hombre es atento, te escucha, está para ti cuando lo necesitas y te es leal, es más probable que lo veas como tu mejor amigo que como un prospecto de novio. ¿Por qué pareciera que entre peor sea tratada una mujer, más se engancha a él?
La ciencia lo explica de la siguiente manera:
Existe en psicología algo llamado “La Triada Oscura” o “La Triada de Macdonald”, la cual reúne tres personalidades consideradas desviadas de los parámetros normales; éstas son:
Narcisista: en la cual la persona es egocéntrica, egoísta, vanidosa y con falta de empatía hacia los demás.
Maquiavélica: la cual se caracteriza por la manipulación y explotación de los otros, con una atención centrada en sí mismo.
Psicópata: que se caracteriza por la búsqueda de emociones, egoísmo, insensibilidad, falta de afecto personal, encanto superficial, y implacabilidad.
Así pues, la Triada Oscura (TO) es una escala para mediar los niveles de maquiavelismo, narcisismo y psicopatía en una persona (existen incluso tests en línea que, aunque no son 100 por ciento exactos, nos pueden dar una idea al respecto).
Al parecer existen dos estudios científicos que confirman que las personas con mayor escala en la TO son los que tienen un mayor número de conquistas, lo cual podría explicar por qué los patanes, que en teoría deberían ser repulsivos, resultan irresistibles para la mayoría de las mujeres.
De acuerdo con un profesor de Las Cruces, en Nuevo México, Peter Jonanson, la “patanería” es una estrategia evolutiva de apareamiento en la cual las personas con elevado porcentaje de estas tres personalidades (TO) buscan recompensas a largo plazo.
Es decir, son individuos que buscan las cosas fáciles: sexo casual, mayor número de parejas sexuales, menor cantidad de dinero pero más fácilmente obtenido, etc.
Esta necesidad biológica de querer obtener las cosas más rápidamente les hizo evolucionar sus estrategias, incluidas las de apareamiento, lo cual mezclado con las tres personalidades de la TO, da como resultado al patán perfecto: narcisista (sólo le importa él y sus necesidades), maquiavélico (te dirá lo que sea con tal de obtener lo que quiera de ti), y psicópata (será encantador por momentos, pero cuando te haga alguna patanada no sentirá el más mínimo remordimiento); ¡ahora todo cobra sentido!
Pero, ¿desde cuándo nació la obsesión femenina de enamorarse de los patanes y considerar que los hombres buenos y amables son aburridos? ¿Cómo es que llegamos a creer que un verdadero idiota puede convertirse en el amor de nuestra vida aunque sepamos el daño que nos hace, lo mal que la pasamos en ciertos momentos y la locura en la que se han convertido los celos absurdos o el descuido total de la relación?
Estas respuestas se pueden obtener observado los mensajes que muchas películas y libros mandan a las mujeres, sobre todo en la edad de la adolescencia que es cuando puedes tener una mayor influencia del exterior.
nosotras buscamos ser la mujer que logre que nuestra pareja cambie, que nos trate como siempre quisimos, como los cuentos de príncipes azules nos hicieron creer… pero lamentablemente, las novelas y películas románticas no son reales.
Algunas mujeres se obsesionan a amar este tipo de hombres con la seductora idea de que ellas serán la excepción, que ellas lograran hacer que ese hombre deje todo por ellas y cambie. Este “complejo” de heroína que tienen algunas mujeres puede llegar hacer que mantengan por años una relación dañina y perjudicial.
Todos estos años se ha tenido al errónea idea de que las mujeres están a la espera de que un hombre llegue y las rescate pero al parecer, lo que es más afrodisíaco para algunas  es la posibilidad de poder rescatar a alguien ellas.
Todo esto se trata de cientos de ejemplos que nos demuestran el estúpido patrón femenino de buscar al hombre rebelde que no tiene límites, al atractivo mujeriego que les haga sentir como en sueños pero siempre con la inseguridad de que está con alguien más, quien se empeña en justificar sus acciones con regalos que no sirven para nada, al frío que nos sabe perdidamente enamoradas de él… es un problema femenino, evidentemente… porque si algunas mujeres no tuvieran tan arraigado ese deseo fundamental por estar con ellos, probablemente, se darían cuenta de que no está bien ser así.
Es un problema global; todos tenemos una amiga, si no es nuestro caso, que ha vivido ese romance en el que no sabe por qué está ahí, pero tiene la ferviente convicción de que su pareja cambiará.
Lo único que queda por decir es: dejemos de creer que el hombre patán, perfecto para “cambiarlo con nuestro amor” es una opción".






Comentarios

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

La forma en la que se van, te lo dice todo

Voy a pedirte como ultimo favor: No me pidas que seamos amigos

Lo que sucede cuando termino una relación y aún sin sanar me involucró en otra